¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 11 el Sáb Mayo 13, 2017 1:08 am.
Últimos temas
» La luz en la oscuridad — Fichas de personajes
Mar Abr 03, 2018 6:39 am por Mirror

» La luz en la oscuridad — Información sobre Etrea
Mar Abr 03, 2018 6:38 am por Mirror

» La luz en la oscuridad — Introducción
Mar Abr 03, 2018 6:35 am por Mirror

» 1 — You gotta be kidding me...
Jue Jul 13, 2017 11:52 pm por Mirror

» I — This can't be!!
Jue Jul 13, 2017 6:01 am por Mirror

» I — The alliance, a marriage
Vie Jun 02, 2017 8:27 pm por Suki

» I — If only I could turn back time
Vie Jun 02, 2017 8:24 pm por Suki

» 1 — I can't believe this
Vie Jun 02, 2017 8:21 pm por Suki

» I — Don't hide anything
Vie Jun 02, 2017 8:17 pm por Suki

» 1 — I'm falling in love with you
Vie Jun 02, 2017 8:13 pm por Suki


I — You're in my hands

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I — You're in my hands

Mensaje por Mirror el Vie Jun 02, 2017 7:57 pm

You're in my hands
Arthur Kirkland | Barco | Noche
El cielo se dividía en dos. De un lado, el horizonte se teñía con los últimos rayos del sol, haciéndole lucir cual si se incendiara. Del otro, la oscuridad era abrumadora por avecinarse una noche sin estrellas. El mar estaba en calma y cualquiera habría augurado una noche tranquila, sin nada mas que el sonido de las olas para acompañar a los centinelas del castillo. Sin embargo, el mismo mar y el horizonte oscuro sirvieron para ocultar la peor de las calamidades. Acababa de anochecer, el último rayo del sol murió y el barco atraco en la playa, lo bastante lejos del puerto, lo bastante cerca del castillo para no perder tiempo.

Este es nuestro día de suerte, camaradas. Roben todo lo robable, destruyan todo lo demás, maten a quien se interponga en nuestro camino y en cuanto a las mujeres... Dense un festín!

El rugido de los piratas fue la respuesta a la voz del capitán. Kirkland sonrió y desembarco tomándose su tiempo, disfrutando la vista de la destrucción a su paso.

En poco tiempo el castillo ardió en llamas y el caos reinaba. Kirkland estaba forcejeando con un par de sirvientas en el ala oeste del castillo, cerca de la cocina, cuando de pronto vislumbro una aparición demasiado hermosa y perfecta para ser verdad. Soltó a ambas mujeres y disparo a la escolta que cercaba a esta bella aparición.

Minutos mas tarde, el castillo reducido a cenizas, el barco ya se alejaba perdiéndose en el mar, imposible de rastrear y en el camarote del capitán, su presa frente a sus ojos.

En unos pocos días desembarcaremos en otro puerto. Hasta entonces te quedaras en mi camarote para complacerme, princesa.
avatar
Mirror

Mensajes : 352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I — You're in my hands

Mensaje por Suki el Vie Jun 02, 2017 7:57 pm

You're in my hands
Kiku Honda | Uh... barco... | Creo que noche
Kiku Honda era un joven que, a pesar de ser príncipe, no se comportaba como la mayoría de los príncipes... engreído y caprichoso. Esa era una de las principales razones por las que su pueblo lo quería, y lo querían tanto como príncipe, como persona o como prospecto a esposo.

Para Kiku había comenzado siendo divertido, luego se transformó en algo vergonzoso que le dijesen cuántas personas habían pedido su mano en el día. Pero había logrado superarlo y ya prácticamente se había olvidado de todo ese asunto.

Ese día, por alguna razón, Kiku despertó sintiéndose intranquilo y nervioso. Incluso, se arriesgaba a decir, asustado. No sabía porque se había despertado de aquella forma, pero simplemente todo el día había tenido el alma pendiente de un hilo. Cuando para el caer de la noche nada ocurrió, creyó de forma ilusa que no había sido nada. Se vistió con su camisa de dormir y se metió en la cama para dormirse.

Pero despertó no mucho después con los sonidos de la puerta, la voz de uno de los guardias reales y un grito de "Rápido, alteza, tenemos que irnos". Kiku se alteró, pero logró ponerse su kimono con el obi mal abrochado y ningún recato antes de salir de la habitación y ser escoltado por el guardia. Ahora entendía que su miedo por ese día seguramente se debió a eso, no dudaba que estaban bajo ataque.

Siguió a su guardia a través de los pasillos, sin embargo en un momento su guardia le empujó y pudo escuchar el sonido de un disparo, ni siquiera quiso ver qué había ocurrido porque ya se lo suponía. Su guardia había caído al suelo, y la falta de luz le impedía verlo tirado en el suelo. Y mejor para él.

Antes de que Kiku pudiese salir corriendo, alguien se apareció frente a él y al segundo siguiente sentía que todo su cuerpo pesaba y terminaba desmayado.

Kiku logró despertar varios momentos después, cuando ya el castillo quedaba atrás y el barco en el que le habían raptado se alejaba. Apenas abrió los ojos, vio unos profundos ojos verdes que le hubiesen atraído al instante si solo no los hubiese reconocido como los ojos que vio antes de caer desmayado.

Las palabras que dijo el pirata —no dudaba que lo fuese, sus ropas lo delataban—, hicieron que Kiku intentase retroceder topándose directamente con una pared de madera. Oh, desdicha.

¿C-complaceros?— repitió, intentando no imaginarse (sin éxito) cosas indignas con esas palabras— N-no entiendo a qué... os referís... y n-no soy una princesa...

Un príncipe, sí. ¿Una princesa? No.

Kiku miró con cierta alarma al hombre frente a él, sin poder evitar llevarse las manos a su kimono para taparse considerando lo mal arreglado que había salido de su habitación en el castillo.
avatar
Suki

Mensajes : 477

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I — You're in my hands

Mensaje por Mirror el Vie Jun 02, 2017 7:58 pm

You're in my hands
Arthur Kirkland | Barco | Noche
Los ojos de Kirkland se deleitaron con la maravillosa figura que retrocedía contra la pared, huyendo de su inevitable destino. En esas verdes orbes había un destello de perversión, pero quien fuera otrora un hombre de buena casta se permitió respetar el espacio personal de su presa, al menos por el momento.

Kirkland se paseó hacia el otro lado de la habitación y sonrió divertido ante la expresión que soltaba la inocente criatura que había capturado. Se desplomó sobre una silla no muy lejos y se quitó las botas, se desabrochó la capa y el chaleco, y tomó la botella de ron que había sobre una mesa circular de madera. Sirvió dos tragos, uno para él y el otro para su acompañante y se acercó con ambos vasos a quien él creía una doncella.

Si no eres una princesa no importa. Hija de un terrateniente, de un coronel, de un conde. Todas las doncellas son hermosas para mí y todas saben complacerme como es debido en la cama, de un modo o de otro. Asumo pues que eres virgen ¿huh? Menudo botín he conseguido.

Kirkland rió divertido para sí mismo y se sentó sobre la cama, tomando de un solo sorbo lo que se había servido en el vaso, para luego ofrecer el segundo trago a su huésped.
avatar
Mirror

Mensajes : 352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I — You're in my hands

Mensaje por Suki el Vie Jun 02, 2017 7:58 pm

You're in my hands
Kiku Honda | Uh... barco... | Creo que noche
Kiku no entendía lo que estaba ocurriendo, qué era lo que aquel pirata deseaba y sin duda no tenía ganas de saberlo de cualquier forma. Porque podía notar las cosas que se acumulaban en los ojos de su acompañante, y temía de ello. Temía de aquello que lograba ver en los ojos de su acompañante, temía mucho.

Y sin embargo ese miedo se transformó en confusión cuando el hombre insistió en tomarla como una mujer. Y eso le dio una pista de lo que estaba ocurriendo, él realmente creía que era una mujer, ¿no es así? ¡Él le confundía con una mujer! Aunque se sonrojó completamente cuando mencionó que “era virgen” porque de hecho eso era correcto.

Era virgen.

Kiku se acercó al pirata y tomó con nerviosismo el vaso que le ofrecía el pirata, y se mordió los labios no sabiendo cómo informarle al pirata de la situación real en la que se encontraban.

S-se equivoca— comenzó, nervioso— Y-yo no soy una hija ni de un terrateniente, coronel o conde. D-de hecho, no soy una hija de nadie. Mi título si es real, pero no es el de princesa.

Kiku se volvió a alejar, mordiéndose el labio inferior y suspiró suavemente.

Soy un príncipe, señor. No una princesa, ni mucho menos hija de nadie. Soy un príncipe, y soy un chico.

Que situación más incómoda, enserio.
avatar
Suki

Mensajes : 477

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I — You're in my hands

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.