¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 11 el Sáb Mayo 13, 2017 1:08 am.
Últimos temas
» 1 — You gotta be kidding me...
Jue Jul 13, 2017 11:52 pm por Mirror

» I — This can't be!!
Jue Jul 13, 2017 6:01 am por Mirror

» I — The alliance, a marriage
Vie Jun 02, 2017 8:27 pm por Suki

» I — If only I could turn back time
Vie Jun 02, 2017 8:24 pm por Suki

» 1 — I can't believe this
Vie Jun 02, 2017 8:21 pm por Suki

» I — Don't hide anything
Vie Jun 02, 2017 8:17 pm por Suki

» 1 — I'm falling in love with you
Vie Jun 02, 2017 8:13 pm por Suki

» I — Nothing else matters
Vie Jun 02, 2017 8:10 pm por Suki

» I — I could feel this presence
Vie Jun 02, 2017 8:06 pm por Suki

» I — You're in my hands
Vie Jun 02, 2017 7:58 pm por Suki


I — Let's play this game

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I — Let's play this game

Mensaje por Mirror el Vie Jun 02, 2017 5:41 am


Let's play this game
Jezbet — Justo aquí, justo ahora — Con Atsushi
Los humanos siempre son tan interesantes.

Su existencia en el inframundo siempre había sido divertida, por supuesto. Siempre jugandole bromas a los demás, torturando a las almas humanas condenadas al infierno, mintiendo, engañando y aprovechándose de sus compañeros que absurdamente creían que podían confiar entre demonios. ¡Por favor! ¿Qué clase de idiota confiaría en un demonio, especialmente siendo un demonio? Todos esos imbéciles deberían dejar de existir...

No como los humanos. ¡Ah, los humanos, criaturas tan estúpidas y sin embargo tan interesantes! Jezbet se había hecho fama engañando y mintiendo y era casi considerado un dios en ese tema. Por eso era común que fuese invocado al mundo humano. Y en cada deliciosa ocasión se divertía de lo lindo con los humanos. Sólo había dos razones por las cuales solía ser invocado: miedo y estupidez. Había los que por estupidez lo invocaban, para divertirse, para demostrar que existía un dios o el demonio mismo, incluso había los que llegaban a pensar que tendrían la capacidad para hacerse con el poder de los propios demonios. Bah, ellos no le daban más diversión que una noche. La diversión duraba más cuando lo invocaban por miedo. Miedo a no poder pagar algo, miedo a no ser alguien en la vida, miedo a no ser reconocido, miedo a no ser amado, miedo a no poder conseguir lo que más se quería en este mundo, bien fuese un objeto, fama, poder o una persona. Ahí entraba Jezbet y siempre ganaba mucho más de lo que apostaba. Las personas aliadas con él tenían esa peculiar costumbre de suicidarse... ¡Ah, pero sus favoritos eran los que tenían miedo a morir! Ellos eran tan impredecibles. Nunca sabía cómo o cuando morirían, porque por supuesto siempre morían. Pero el cómo lo volvía un juego de azar que adoraba jugar.

Jezbet soltó una carcajada cuando un portal apareció ante él. Un portal que conducía a un lugar oscuro, inundado del hedor del miedo y la codicia. Ni siquiera lo dudó un instante. Atravesó el portal y éste desapareció.

En ese sitio, tal como lo esperaba, Jezbet observó con arrogancia al humano parado frente a él. Sonrió y se acercó hasta su oído, susurrando bajo, sensual, creando una atmósfera que sabría haría parecer que el mundo se detuvo de pronto, mientras los pasos de sus perseguidores resonaban aquí y allá.

« ¿Eres tú quien me ha invocado? »

Hellcat
avatar
Mirror

Mensajes : 352

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I — Let's play this game

Mensaje por Suki el Vie Jun 02, 2017 5:41 am

]

Let's play this game
Atsushi — Justo aquí, justo ahora — Con Él
Estaba, sin duda alguna, desesperado.

Jamás se esperó que los de arriba se enterasen de su traición, porque nunca esperó que alguno tuviese los ojos puestos en él como para sospechar enseguida que quién había vendido la información había sido él. Le pilló por sorpresa, sin duda, pero ahora que estaba en ese sótano encerrado a la espera de la muerte entendía que quizás no tuvo que tentar tanto al destino.

No se arrepentía, no malentiendan. Pero reconocía su error cuando estaba enfrente. Tuvo que tener más cuidado.

Pero fuera de si tuvo o no que tener más cuidado, él de verdad no quería morir. Sencillamente no quería, ni podía, las cadenas en sus manos le permitían moverlas con libertad y sin embargo no salir corriendo para poder irse de ese lugar. Él no quería morir.

El definitivamente no iba a morir.

Alguna vez, en el pasado, leyó algo respecto de que algunas entidades podían concederte deseos si sabías cuándo y cómo invocarlos. Escuchando pasos demasiado cerca del calabozo, Atsushi tomó una arriesgada decisión.

Ni siquiera estaba seguro de cómo lo hizo, cómo puso las manos ni cuáles fueron sus palabras, pero cuando eso —o él, porque parecía un él— apareció frente a él se esforzó por no demostrar que estaba asustado. Tanto por la presencia como por la muerte que le rondaba.

He sido yo. Quiero que me saques de aquí. Te daré lo que sea, quiero que me saques de aquí y que hagas que todos olviden lo que hice. No quiero morir.

De verdad, no quería.

Hellcat
avatar
Suki

Mensajes : 479

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.